CIERRA LOS OJOS

Cierra los ojos, seguro que tú también puedes sentirlo. Un cosquilleo que recorre tu cuerpo, una sensación de hervor en la sangre y es que, querido amigo, el Carnaval es así, como una cancioncilla pegadiza que entra poco a poco en tus entrañas hasta encenderte el alma, hasta acuchillarte el corazón.
Deja que poco a poco se despierte en tí esa voz casi fantasmal...ha estado ahí desde siempre...solamente tenías que escuchar, escuchar con la piel.

jueves, 4 de marzo de 2010

DEL MAESTRO


video
No hay palabras para este pasodoble , cantado en su obra de teatro ''LA GRAN FINAL''. DE ANTONIO MARTÍNEZ ARES
La mujer que yo queria
no era siquiera una dama,
solo era ama de casa
y la puta de mi cama.
Y si ahora no está presente,
la mujer que yo quería,
digamos que simplemente
la maté porque era mia.
La mujer que yo quería
con nadie salia si no era conmigo,
no hablaba con las vecinas
callá toa la via
a cuidar de sus hijos.
La miraba y la ponía
que más firme que una vela.
Me traía la zapatilla,
me hacia la comida
y quitaba mi plato.
Y eso de ir en falda corta pa comprar,
una hembra no va provocando.
Si le quedaba un ratito
veía la telenovela.
Yo nunca tuve currelo
por mor de una enfermedad.
Mientras que ella trabajaba
yo esperaba en el sofá.
Ay.. la mujer que yo quería
no me decía ni esto,
lo mejor en estos casos
es darle dos guantazos a tiempo.
Yo jamás le rendí cuentas
de mis muchas correrias,
pero sus piernas abiertas
siempre que me apetecia.
La mujer que yo quería
no podía dejarme nunca,
que era mia y solo mia
y por eso está en la tumba.
Cuando acabó su alegato
dijo bajito a su padre:
Yo digo que estaba loco
y ya estoy yo en la calle.
¡Ay! hijo mio ¿que has hecho?,
que te has cubierto de sangre.
No me eches la bronca viejo,
que tu me lo enseñaste.
Tu ejemplo, tu ejemplo,
tu ejemplo. Tu con mi madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario